Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 20
Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 20  
  INICIO
  EDITORIAL
  AUSPICIANTES
  HOMENAJES
  ENSAYOS
  POESÍA ARGENTINA
  POESÍA INTERNACIONAL
  POESÍA BILINGÜE
  POESÍA SIN TRADUCCIÓN
  EDICIONES POESÍA DE ROSARIO
  NOVEDADES EDITORIALES
  UNA OBRA AÚN DESCONOCIDA
  ENLACES RECOMENDADOS
  REVISTAS LITERARIAS
  CARTA A NUESTROS LECTORES
  INFORMACIÓN CULTURAL
  BIBLIOGRÁFICAS
  => COMPLEJIDAD DE UN TEXTO
  => ADRIANA BORGA
  => BERNARDO CONDE NARVAEZ
  => REYNALDO URIBE
  => ROLANDO REVAGLIATTI
  => MARÍA LAURA DE CESARE
  => FELIPE DEMAURO
  => TOMÁS AIELLO
  => LUIS ARIAS MANZO
  => LUIS BENÍTEZ
  => W. LEVIS BARTOLOZZI
  => MARCOS SILBER
  => CAROLINA LIEBER
  => REYNALDO SIETECASE
  => RAMIRO GAIRÍN
  => RUBÉN VELA
  => MARÍA HORTENSIA TROANES
  => HÉCTOR A. PÍCCOLI
  COMUNICACIÓN CON EL EDITOR
ROLANDO REVAGLIATTI




ROLANDO REVAGLIATTI  “CORONA DE CALOR”, Edición de “La Luna Que”. 2004

 

En relación a la fecha de impresión del presente libro de poemas, no es una novedad ya que hace varios años que estaría circulando y recién –por esas circunstancias que tiene la poesía que es como un mensaje atemporal e imprecedero-  llega a esta revista Poesía de Rosario “Corona de Calor” con ilustraciones de Nélida Vélez, Rafael Marín, Clara Bullrich y Martín Micharvegas.

 

En seis capítulos RR. con  poemas frontales hasta la sorpresa o  la interrogación lleva al lector por el itinerario más íntimo de sus pasiones amorosas.   Digo frontales como podría decir francos, abiertos en una espontaneidad sencilla, sin alardes retóricos.  Su poesía  traza el decurso de su vida  amatoria y desnudo de atavismos se nombra y las nombra a todas esas mujeres que por ella transitaron, haciendo un pormenorizado -y por momento cargado de humoradas y toques incisivos-  racconto  del sexo y sus instancias.   Vale para el autor, el antes, el durante y el después, momentos de una misma acción pero, en suma, pasados por el filtro del poeta quien se regodea en el sito más íntimo de la relación amorosa. También se hace presente el tiempo de la adolescencia, aquellas instancias augurales del descubrir el cuerpo y de aprender a entrelazarlo con otros cuerpos: en  “Interferido” dice: “Había sido en soledad y adolescencia/cuando creando yo las delicadas condiciones para la eyaculación/adviniera el orgasmo/te/me apareciste/ y me / reconviniste / “en soledad, no, dijiste/ y de mi adolescencia hiciste/lo que quisiste” sincero, simple, como lo son esos momentos en que lo revelado se manifiesta mezclado entre la soledad, el temor y todas las posibilidades esperándonos.

 

 Pero no sólo esto es lo que circula, a veces y a modo de familiaridad, confiesa al lector que tras todo ese andamiaje honrando  los encuentros, está como patrón indispensable el amor. En el poema “Amarte”  asegura: “Amarte va conmigo/Que me ames/ me espera/  Me cala/amarte/ Que me ames me autoriza/ A la emoción de amarte/la acústica de tu amor”.  Este texto breve es de un discurrir ese estado simbiótico del amor  podríamos decir atemperado,  suave, pero inmediatamente antes, lo precede otro poema  “Me hiciste, me diste” que contrapone al anterior con  una fuerza erótica  que el poeta maneja con una plasticidad y una dinámica que sorprende, casi como si se estuviera viendo una escena de sexo, si eso es lo que se propuso lo logró exitosamente  y para ello lo transcribo:   I “Me hiciste creer/que me necesitabas arriba/Me hiciste creer/ que me necesitabas abajo. / Arriba/yabajo/Y con suficiencia/ Y  con desparpajo/ Arriba/ y Abajo/ rodemos,  II Me diste a entender que nada/tenías encima/tenéme encima/ Me diste a entender que nada/ tenías debajo: / tenéme debajo:/ Encima/y debajo/ofreciéndonos el regodeo/(no sólo)/de la contemplación”  Poesía amatoria y erótica, como ya se dijo, realizada a fuerza de temperamento y tratada como el elixir de su vida y de la vida, ese Eros que no sólo sostiene la conjugación de los tantos verbos incluidos o metaforizados en su discurso sino fundamentalmente los ritos de acercamiento, cópula y reposo que luego hace del juego amoroso el gran justificativo del “estar vivo” y del “seguirse viviendo”  en la posterior fusión en la que el hombre entero se entrega, el poema. ANA RUSSO 2011

 

 

 

 

 

MÓNICA ANGELINO “ESTIGMAS Y DESECHOS”. Editorial Artesanal Kereme. 2011

 

 

La autora de este libro valioso en primera instancia por el esfuerzo de “lo artesanal” que como tributo a la poesía se labra lejos de los mercados habituales, se pare con la humildad conque también debiera parirse el poema, en todos los casos e ineludiblemente, decía la autora misma prologa el ejemplar y nos comienzas hablando de su acercamiento al taller de poesía de Rolando Revagliatti en calidad de alumna. Dice: “Me encontré con un hombre desopilante, histriónico (…) A poco de andar fui descubriendo a la persona detrás del personaje. Al Rolando que ve la vida de una manera desesperanzada (…) Revagliatti no tiene otra ambición como coordinador que no sea provocar la palabra hasta que la palabra estalle con la voz propia y visceral de cada quien: única”.   Realmente Angelino da una exacta visión de lo que los verdaderos  talleres de poesía “tan denostados” deben proponerse como actitud y objetivo fundamental, esa detonación que  tiene que ver con romper lugares comunes, modos reiterativos, miradas habituales; un verdadero taller da la libertad interior como para que la palabra golpee con voz nueva e identidad sobre el cuerpo y sobre el papel.  Revagliatti lo ha conseguido dado que Angelino presenta en este libro una suerte de correlato, cada página incluye un trabajo del poeta y a su lado una podríamos decir síntesis de ese poema, y digo síntesis como podría decir, rastro, traza, señal, borra, sustancia elemental, saca el hollejo deja la semilla y la pulpa.  Angelino trabaja sobre los poemarios de Revagliatti titulados: “De mi mayor estigma” ya comentado en Poesía de Rosario y “Desecho e Izquierdo”.

 

No es fácil ni ligero hacer este trabajo interpretativo, re-creativo, yendo al meollo de la cuestión que suscitaría cada poema de Revagliatti.  Angelino sabe desbrozar lo contingente y va a lo seguro, a la médula o al resumen de todo un trayecto que garantiza sino un decurso explicativo, si, una sensación que no importaría de dónde proviene sino como se llegó a ese extremo.  Leo en los poemas sintéticos de Angelino, un profundo conocimiento de la obra de su maestro y también leo una intención de dejar plasmado un remate inesperado, un abrupto final que en algunos casos  hace paralelas  ambas emociones más allá de las palabras.  Creo en las simbiosis, en las transferencias,  en  los símiles, aunque debo destacar con voces absolutamente diferentes  a pesar del maridaje intencional que se propone esta muestra asegurando  que los disparadores que otros poetas nos acercan ponen en funcionamiento esa maquinaria bella y aleatoria que es la creación. 

ANA RUSSO 2011






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su mensaje:
 
   
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=